viernes, 21 de enero de 2011

Reencuentro con una moleskine

****


Para rehacer una escritura. No, no, no.
Para resucitar una escritura. Tampoco.
Para encontrar una escritura. Menos...

Trazo una gruesa línea de rabia y tinta sobre la página que no voy a llegar a completar.


Recorro las oraciones de este a oeste, sin ánimo de volver. Corrijo los sujetos. Amputo a las niñas elefante, a las mujeres que cuelgan de ganchos de ropa, a las yeguas galopantes, a las rubias que miran su reflejo en en los vientres calientes de las tostadoras. Prendo fuego. Doy empujones que finalmente no ocurren.

La gente que se agolpa me enfurece.
Las mujeres de uñas y raíces sucias también.

Si esta pluma afónica sirviera para matarse. Si esta libreta resucitara. Si yo fuera, otra vez, alguien capaz de llorar.
Miro esta libreta, la que usaron Hemingway, Chatwin, Picasso.
la que me ha regalado mi hermana, para que retome la costumbre.
Miro la libreta.
Pero somos incapaces de ir juntas a ninguna guerra.
A ninguna.
Hemos olvidado cómo disparar.
Ya sólo nos queda el fuego amigo, y esta boca rota.

Desescribe.
Porque esta deuda no va a pagarla nadie.
Nadie.

5 comentarios:

ariana dijo...

eso se recuerda, más tarde o más temprano...cuando menos te lo esperes! tú lleva la libreta contigo, por si acaso! ;)

Juan Ignacio dijo...

Querida KSB,

1. Tal vez la guerra eres tú y la pobre moleskine quiera un poco de paz.
2. Tal vez la guerra es el silencio de la moleskine, y resulta que tú crees que es tu silencio.
3. Tal vez la guerra, simplemente, viene de tomar en serio a la moleskine y de tomarte en serio a ti.
4. Tal vez una de las dos debe comenzar a jugar:
- La moleskine puede jugar al escondite y con suerte tú la encontrarás días después.
- Tú puedes jugar al teléfono roto con ella y cada día que te la encuentres, le cuentas una versión distinta de algo inolvidable.
5. Y un día, la moleskine jugará al escondite y sin querer, se perderá.
6. Y ese mismo día, sin enterarte, a ti se te habrá olvidado algo que era inolvidable.
7. Ahí es cuando vas y te bebes una birra mientras sonríes y miras al techo.

Abrazo inmenso, escritora y periodista...

La KSB dijo...

Superhéroe: gracias. Por esta razones lúcidas, por este salón de la justicia para las estilográficas. Gracias, superhéroe, porque la fe necesita también de vitaminas.

La KSB dijo...

Superhéroe: gracias. Por esta razones lúcidas, por este salón de la justicia para las estilográficas. Gracias, superhéroe, porque la fe necesita también de vitaminas.

Juan Ignacio dijo...

¡De nada guapa!

¡Sigue escribiendo como lo haces!