martes, 1 de diciembre de 2009

La fuerza del manuscrito



Lunes. Martes. Miércoles. Jueves. Viernes. Sábado. Domingo. Y luego Lunes. Miércoles. Martes. Jueves. Viernes. Domingo. Sábado. Martes. Miércoles. Lunes. El asunto se va deformando. Las palabras se vuelven ineficaces, informes, blandas, poco efectivas.

La porción del parqué que ocupa mi silla se hunde, pierde vuelo. Es el mismo texto, a veces con esa coma y sin ella. Con o sin correo de por medio; con o menos café. Con fútbol o sin él. Un día más o menos Bolaño. Otro, ciertamente esperanzado. una mañana pensando en editor, otro día con el malhumor entre ceja y ceja. Llevo dos meses así. Con una goma imaginaria a cuestas, rectificando. Una cirugía diaria, imperceptible, agotadora.

El imperio de la eme. Manuscrito. Monotema. Martes. Malhumor.

6 comentarios:

María Antonieta Arnal dijo...

Espero que pase pronto esa etapa.

Ines dijo...

Yo tambien!!!!!!!!!!!!!

Mariana dijo...

Ay!! cuanta pesadez! donde quedo mi niña que gozaba con oir la palabra MANTECA??
MANTECA MARTES MIERCOLES MONOGRAFIA MIRAME
MANDALO M-EDITALO AL MANUSCRITO

Mariana

La KSB dijo...

Mariana!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Manteca!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Es verdad!! Maravillosa palabra!!! M-edito! :)

Marc dijo...

Montadito
Moscatell
Mojama

La KSB dijo...

Montjüic